Astronomía solar y planetaria

Astronomía solar y planetaria

La Astronomía solar y planetaria abarca innumerables aspectos, que en este artículo desarrollaremos minuciosamente, como inicio a una vasta tarea de información.

El Sol se encuentra a unos ocho minutos luz de distancia. Se considera una estrella bastante estable, aparte del ciclo de 11 años de sus manchas solares.

Estas son las regiones de baja temperatura en la superficie del Sol, debido a la actividad magnética.

La luminosidad de nuestra estrella aumentó en un 40% desde sus inicios.

Las capas del Sol son la fotosfera, las cromosferas y la corona sobrecalentada.

La fotosfera es la superficie exterior, las cromosferas la región delgada que hace la transición a las regiones con altas temperaturas.

La región central está en el centro del Sol, donde tiene lugar la fusión nuclear.

Astronomía solar y planetaria

A su alrededor, la zona de radiación es el lugar de nacimiento del plasma, que emerge a la superficie en forma de explosiones y vientos solares.

Estas partículas emergen del sol al sistema solar y heliopausa.

Los dos polos de la Tierra recuperan estos eventos como auroras boreales.

Cómo lo vemos y analizamos a nuestro sistema solar

La ciencia planetaria y la astronomía solar, analiza conjuntos de asteroides, cometas, planetas enanos, lunas y planetas que orbitan el sol o las regiones extrasolares.

Aunque el conjunto actual de planetas de nuestro sistema solar ya se conoce bien, todos los días se realizan nuevos descubrimientos.

El actual Sistema Solar conocido se divide en planetas interiores, cinturón de asteroides y planetas exteriores.

Mercurio, Venus, Tierra y Marte son los planetas terrestres internos, mientras que Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno son los gigantes gaseosos externos que protegen a los otros planetas de los asteroides en el Cinturón de Kuiper y la Nube de Oort, que se supone que están a distancia. de un año luz.

Los planetas generalmente se forman con métodos como colisión, atracción gravitacional y acreción a partir de un disco protoplanetario inicial.

La materia que no se adhirió a la masa planetaria fue expulsada con la ayuda de la presión de la radiación y el viento solar.

El proceso de retención o expulsión de materia tiene una prueba en los cráteres de impacto que generalmente se observan en la superficie de las lunas que orbitan alrededor de los planetas o que se convierten en los verdaderos desorden que formaron las lunas.

Se formó una hipótesis similar para el nacimiento de la Luna de la Tierra.

Astronomía